Brian y Yarixa, dos “Amigos del Alma” ejemplo de transformación

Brian y Yarixa, dos “Amigos del Alma” ejemplo de transformación
Desde que ingresó a Claro Brian ha superado su timidez, ya no tartamudea al atender al público. Foto: Leslie Delgado - EL TIEMPO

Claro por Colombia, programa de sostenibilidad de Claro, impulsa la inclusión social y laboral.

Hace más de seis años Claro por Colombia les abrió las puertas a Brian y Yarixa para ser parte integral del equipo de atención y servicio.

Brian Echeverry tiene 24 años y desde el 2019 se desempeña como anfitrión del Centro de Atención y Ventas de Claro (CAV) de la calle 116, en el norte de Bogotá. Pese a que sus jefes, su preparadora laboral e incluso él mismo aseguran que es una persona tímida, hablar con Brian es fácil. Aún con su tapabocas, se dibuja una sonrisa cada vez que menciona alguno de sus logros o cuando habla de su mamá y de Luisa Fernanda, su hermana menor.

Este joven de origen caleño fue diagnosticado a sus nueve años con dislexia, digrafía y discalculia. Recuerda que en una cita con el neurólogo les compartieron el diagnóstico a él y a su madre afirmando que Brian “nunca podría aprender” por lo que era recomendable desvincularlo del sistema escolar. Sin embargo, la mujer hizo caso omiso e insistió en que la educación de su hijo era primordial.

Su decisión fue sabia. A sus 16 años, después de haber vivido junto a su familia en varias ciudades de país, Brian decidió dar un salto de fe al regresar solo a Bogotá para terminar su bachillerato en el colegio República de Bolivia, pues no era fácil continuar con su educación en cualquier institución debido a la discapacidad cognitiva con la que había sido diagnosticado.

En ese colegio, donde Brian estudió, existe un trabajo articulado con Best Buddies Colombia – BBC-, una fundación que trabaja en pro de la inclusión social en el país y desde el bachillerato acompaña a los jóvenes en sus procesos de aprendizaje y más adelante en procesos de empleabilidad incluyente. Fue así como después de realizar un curso de auxiliar logístico en eventos y servicios empresariales, graduarse como Técnico de Desarrollo de Operaciones Logísticas en Cadena de Abastecimiento en el Sena, y obtener un reconocimiento por su excelente desempeño durante sus prácticas, Best buddies en su alianza con Claro por Colombia, lo guió para presentarse a una de las vacantes de la compañía en el 2019.

Brian cuenta que cuando le hablaron de la alianza Claro por Colombia y Best Buddies Colombia, y la posibilidad que tenía de vincularse directamente con la compañía, sintió miedo, pero recordó a sus motores: su mamá y su hermanita, y decidió intentarlo, hacerle frente a esa timidez y empezar el proceso de capacitación.

De acuerdo con María Consuelo Castro, gerente de Claro por Colombia, Claro es una empresa incluyente en la que existe un compromiso real por brindar oportunidades a población vulnerable y en situación de discapacidad intelectual. "Con el apoyo de la Universidad Claro, un aliado clave en todo este proceso y el equipo de Gestión Humana, ajustamos nuestros procesos de formación para responder oportunamente a las necesidades de los 'Amigos del Alma'. Ellos son parte fundamental de la familia de colaboradores y guían la experiencia al cliente en cada uno de los Centros de Atención y Ventas a los que están asignados", expresó.

Para Brian sus ganas de aprender fueron más fuertes y, como él mismo lo dice, de demostrarse y demostrarle al mundo que él, contrario a lo que afirmaron los especialistas, sí puede.

Nury Aldana, su preparadora laboral y parte del equipo de BBC, cuenta que para el joven el proceso de formación, así como el de apropiación de su rol de anfitrión dentro de Claro, presentó varios retos. “Para él escribir los números o las letras en la pantalla del tótem de la entrada fue muy complejo al inicio, por eso ahora los repite en voz alta para poder hacerlo sin invertirlos. Todo lo procesa primero en voz alta y después lo ejecuta”, afirma.

Al ingresar al CAV se puede notar que Brian es parte clave del equipo, especialmente para sus compañeros de trabajo, ha aprendido a desarrollar sus labores de forma que no se evidencia su discapacidad y tanto clientes como empleados interactúan con él como con cualquier otro de los colaboradores y colaboradoras del Centro. Gracias a esta experiencia y a la remuneración económica estable que el joven ha encontrado en la empresa hoy sueña con seguir estudiando, respaldar la educación superior de su hermana Luisa Fernanda y adquirir su vivienda propia.

Hoy Claro cuenta con Amigos del Alma -como se denominan las personas con discapacidad cognitiva que se benefician de este programa de inclusión-, quienes trabajan en los CAV de Bogotá y según la gerencia de Claro por Colombia, próximamente habrá nuevas vinculaciones a nivel nacional para que CAVs de las ciudades de Cali, Medellín, Cartagena y Barranquilla también puedan ser el epicentro de la inclusión.

Yarixa, con su trabajo, también les hace un homenaje a sus padres

Yarixa hace parte del programa de inclusión laboral de Claro y se desempeña como anfitriona del CAV Floresta en Bogotá. Foto: Leslie Delgado - EL TIEMPO

Otra historia de vida y caso exitoso de esta iniciativa es el de Yarixa Enríquez, una joven de 24 años, disciplinada y perseverante diagnosticada con discapacidad intelectual desde su infancia. Se graduó en el 2016 como auxiliar en apoyo logístico en eventos de servicios empresariales del Sena y en el 2018 recibió el título de Técnico de Desarrollo en Operaciones Logísticas en Cadena de Abastecimiento.

Lastimosamente este último logro no contó con la celebración esperada, pues en ese mismo año sus padres fallecieron y en medio del duelo, la joven decidió homenajearlos marcándose como objetivo que todo lo que hiciera en adelante fuera un motivo de orgullo para ellos, y así lo ha hecho con perseverancia.

En el 2019 se enteró que podría hacer parte de la iniciativa de inclusión social y laboral de Claro por Colombia y vincularse formalmente a Claro, y no lo dudó, aceptó el reto. Según Enríquez, contando desde que empezó el proceso de selección hasta que inició sus labores transcurrieron unos tres meses que le parecieron eternos, pues “Todos los días oraba para que me dieran esta oportunidad, para que mi familia estuviera orgullosa de mí y demostrarme que yo puedo hacer las cosas”.

Yarixa afirma que pese a su diagnóstico médico ha podido desarrollar una vida plena y destacarse tanto en sus prácticas profesionales como en su rol actual de anfitriona en el CAV Floresta de Bogotá. Para ella hacer parte de Claro ha sido una experiencia enriquecedora, cuenta que se siente como en familia y que a pesar que su proceso de formación dentro de la empresa presentó retos, le pidió a Dios que la ayudara a superarlos y actualmente se desempeña con gran facilidad.

Para su jefe, Yarixa es un ejemplo de vida, ella entrega valor a su equipo de trabajo y de acuerdo con su preparadora laboral, ha demostrado su compromiso con aprender y superar las frustraciones propias del día a día. Pues, además de sus ganas de aprender y cumplir sus sueños, la joven sigue homenajeando a sus padres, relata con brillo en sus ojos y la voz entrecortada que “ellos siempre habían querido que tuviera un trabajo así, amable, directa y estudiando”. Además, asegura que recuerda constantemente las palabras de su papá: “tiene que ser puntual en la vida porque así la pueden ver a futuro”. Razón por la cual, siempre llega con tiempo al CAV e inicia sus labores justo en el horario indicado.

Hoy Yarixa sueña con comprar su carro y un apartamento fuera de la ciudad, también quiere seguir estudiando y darles lo mejor a sus hermanas y su familia.

Como Brian y Yarixa, todos los Amigos del Alma hoy están vinculados laboralmente directamente con Claro, cuentan con un ingreso fijo y con más oportunidades pueden formarse y proyectarse a futuro. Claro por Colombia ha encontrado en ellos historias de vida de personas que han transformado sus situaciones difíciles y las han capitalizado en posibilidades de crecer. De acuerdo con Best Buddies Colombia, desde hace seis años que inició la alianza, “Claro nos demuestra día a día su compromiso con la inclusión, y nos lleva a seguir creyendo en un mundo mejor”.

Claro es una empresa incluyente que busca promover más oportunidades de inclusión laboral para población vulnerable de forma directa con el esquema de Amigos del Alma, y de forma indirecta a través de su red de aliados y proveedores. Por eso, y con el fin de aportar a la inclusión, han entendido la necesidad de aplicar ajustes razonables a los procesos para superar las barreras de acceso formal que tienen las personas en condición de vulnerabilidad, y contribuir al cierre de las brechas. Por ejemplo, “para determinados cargos antes se exigían de seis meses a un año de experiencia relacionada o tener un título técnico o determinadas áreas. Ahora solo se exige que sean bachilleres, no se les pide experiencia relacionada, son evaluados y contratados por sus competencias y capacidades”, explica María Consuelo Castro.

Dentro de la compañía son conscientes que las empresas tienen una oportunidad inmensa de aportar a la equidad y la inclusión en el país. Por eso, están comprometidos en hacer de esta iniciativa algo más grande y con alcance nacional, “para garantizar mayores posibilidades, generar cambios al interior y el exterior de la compañía. Ellos son un ejemplo que no hay barreras ni vulnerabilidad que no pueda ser superada si trabajamos en equipo y con un enfoque diferencial a sus necesidades. Nuestro objetivo es ser una empresa cada vez más incluyente”, concluye la gerente de Claro por Colombia.

+Contenido. Un proyecto de contenidos editoriales especiales, con el auspicio de Claro Colombia y EL TIEMPO.